jueves, mayo 18, 2006

"Da Vinci" se vio en la atea China primero y casi sin polémica

jueves 18 de mayo, 04:06 AM

Pekín, 18 may (EFE).- La primera gala mundial de "El Código Da Vinci" se celebró en China, un país oficialmente ateo y casi ajeno a la polémica que rodea al filme, donde se ha aprobado sin trabas administrativas y en plena tensión con el Vaticano.

Unas 24 horas después de la gala, la Iglesia Patriótica Católica, que cuenta con el beneplácito del Partido Comunista y con cinco millones de fieles, reaccionó e instó a sus seguidores a boicotear la película.

"Malinterpreta la historia del Catolicismo. Aunque sea una ficción perjudica nuestro sentimiento religioso", declaró a Efe Liu Bainian, vicepresidente de esta Iglesia.

Unas horas antes, Liu había dicho a Efe que, aunque conocía la polémica, no pensaba hacer declaraciones "porque no había visto la película".

Además de estos cinco millones de fieles, se calcula que hasta doce millones más son seguidores "clandestinos" del catolicismo, lo que en un país de 1.300 millones supone una auténtica minoría.
Fue casualidad que el estreno se produjera en uno de los momentos más delicados entre el Vaticano y Pekín, cuando el nombramiento de tres obispos en China sin el beneplácito de la Santa Sede ha creado tensión en el proceso de establecimiento de lazos diplomáticos.

La diferencia horaria permitió a China anticiparse en 4,5 horas a la gala mundial del Festival de Cine de Cannes (Francia) y disfrutar anoche de un contenido considerado aquí una fábula, por lo que, a diferencia de otras cintas, no ha sufrido censura.

"Fue bastante fácil, para nuestra sorpresa", declaró a Efe Li Chow, directora general de Columbia Tristar Film Distributors en China. "No hubo ningún corte y la aprobaron tal y como está".

Las autoridades comunistas suelen poner trabas a los contenidos religiosos (durante años considerados por el marxismo como "el opio del pueblo"), además de otros políticos (Taiwán, el Tíbet, Tiananmen, derechos humanos) y sexuales.

Pero esta vez no fue así: "Cierto es que no la presentamos como una película religiosa, sino como un filme que explica la historia europea y del Arte", prosiguió Chow.

"La película no predica, es una ficción, por eso no pusieron problemas", concluyó la directora.
En China no existe clasificación de edades ni hay ninguna ley que explique cuáles son los contenidos "apropiados" en cine (en EEUU "Da Vinci" no está recomendada para menores de 13 años y en Filipinas para menores de 17).

Que Jesucristo tuviera o no descendencia es una polémica a la que China vive ajena, y la cinta arrancó en Pekín la risa del público en el momento más trascendental, hacia el final, pero por motivos distintos a los de la selecta crítica de Cannes.
"Para nosotros, que Jesucristo tuviera descendencia nos produce risa, porque es un personaje de ficción", explicó a Efe Vivian, una espectadora en la gala de Pekín.
Otra invitada, Ida, dijo a Efe que para los chinos, desconocedores de la tradición católica, es difícil entender la trama, pensada para un público occidental. "Leí el libro primero, algunos personajes son más terroríficos en la novela. Pero creo que a los chinos nos faltan datos para entenderlo bien".
La gala fue la más "glamourosa" celebrada en los últimos años en Pekín, con la asistencia del famoso actor honkonguense Chow Yun-Fat, entre otras estrellas, lo que augura, junto con la edición de cinco millones de copias de la novela homónima de Dan Brown en el país asiático, una suculenta taquilla.
"Esperamos recaudar unos 7,5 millones de dólares en China", declaró Xu Bing, portavoz de China Film Group Corp, único distribuidor autorizado a importar las 20 películas extranjeras que cada año consiguen aprobación en la gran pantalla china.
La cinta ha batido el récord de copias de una película extranjera en las salas chinas con 393, "lo que significa que la tendremos en más de 600 pantallas", explicó. El récord anterior fue "King Kong" con 380 copias.
La prensa china destaca hoy que la gala se celebrara en Pekín, Hong Kong y Singapur antes que en el resto del mundo, explica la polémica suscitada de una forma didáctica y comprensible, y entrecomilla "sacrilegio".
"El filme de 125 millones de dólares dirigido por Ron Howard revela que Jesús se casó con María Magdalena y tuvieron hijos, cuyos descendientes viven todavía, un hecho que la Iglesia Católica Romana frenó y encubrió", dice la agencia oficial Xinhua, que añade que "la 'sacrílega' historia ha encontrado oposición en muchos países".
La aprobación de "Da Vinci" contrasta con la cancelación de "Misión Imposible III", filmada en Shanghai, que no ha gustado a la censura por la imagen corrupta y pobre que da de la ciudad (aunque aprobó el guión antes de empezar a filmar); o de "Memorias de una Geisha", cancelada en enero por los conflictos con Japón.

1 comentario:

Rafael dijo...

Interesante, y ahora que tocas el punto del estreno en China, no puedo dejar de acordarme que recién leí que en Tailandia van a eliminar por completo los últimos 10 minutos de la película, porque la Mesa de Censores no aprobó que apareciera en las pantallas "la revelación final" de la trama.